DIRESA RECUERDA LA IMPORTANCIA DE LA SALUD BUCAL DURANTE LA PANDEMIA






DIRESA RECUERDA LA IMPORTANCIA DE LA SALUD BUCAL DURANTE LA PANDEMIA

Con la aparición de la pandemia, muchos loretanos postergaron los servicios de salud bucal a fin de evitar cualquier riesgo de contagio por COVID-19. Sin embargo, la Dirección Regional de Salud Loreto pone en conocimiento a la población que, cuidar nuestra salud bucal es uno de los aspectos más importantes a cuidar ya que en la boca se hallan bacterias capaces de propagarse, sin descuidar que es la vía de entrada del coronavirus.

El Cirujano Dentista Fredy Wong, especialista en Salud Bucal de la Diresa Loreto, sostiene que, para gozar de una buena calidad de vida, la salud bucal es fundamental. Esta se define como la ausencia de enfermedades y trastornos que limitan la capacidad de morder, masticar, sonreír y hablar en la persona.

El especialista recuerda que las bacterias ocasionan caries, mal aliento, llagas, inflamación de las encías y pérdida de piezas dentales, que pueden afectar la autoestima y la capacidad de comunicación. También agravan algunas enfermedades crónicas, tales como las patologías cardiovasculares, respiratorias y diabetes.

Es necesario señalar que los virus respiratorios como el coronavirus surgen y se propagan en la zona nasal y la garganta, lo que obliga a usar la mascarilla de forma permanente y lavarse las manos durante 20 segundos como mínimo, de manera frecuente. La cirujano dentista Wendy Musac Guerra de la Ipress I-3 San Antonio de Iquitos, exhortó a la población que, ante cualquier malestar de salud bucal, pueden acudir a un centro de salud de la jurisdicción para pasar las consultas correspondientes con un especialista y recibir los tratamientos correspondientes.

Finalmente, recomendó que es importante cepillarse como mínimo 2 veces al día, sobre todo antes de dormir, utilizar la cantidad adecuada de pasta dental con flúor, en menores de 3 años del tamaño de un granito de arroz y mayor de 3 años del tamaño de una alverjita; cambiar el cepillo dental al menos cada tres meses o cuando se vea desgastado, evitar alimentos muy azucarados y programar una evaluación oral.